martes, marzo 20, 2007

Atropello, injusticia, rabia, impotencia

Martes 20 de Marzo, 14:06 horas, paradero de buses calle La Concepción, esquina con avenida Providencia. Una larga fila espera por locomoción.
En la esquina paran dos líneas, la 411 (Providencia- Lo Barnechea) y la 503 (Pudahuel, Providencia)
14:14 horas, llega un bus de la línea 503...
...el cual no es abordado por ningún pasajero. La fila espera a la 411
14:22, esta vez llegan dos buses 503 separados por no más de 50 metros, no se detienen pues nadie los espera. Todos circulan con al menos la mitad de los asientos vacíos.
14:28, la fila ha crecido aún más, contándose más de 50 personas. Los primeros llegaron a las 13:00, es decir, ¡llevan 1 hora y media esperando!
14:30, increíblemente, ¡llegan dos buses 411 juntos! (notar que el primero no tiene numeración en su parte delantera)


al ver un segundo bus, la fila se desarma completamente y los pasajeros que estaban atrás corren para abordarlo

personal de la empresa autoriza a que los pasajeros suban por todas puertas para apurar el proceso de subida
Parecía que la espera había terminado al fin, pero lo peor estaba por venir: el primer bus (que se detuvo en la estación) no realizará servicio de pasajeros pues debe ir a taller, no tiene bencina en palabras del conductor. Los pasajeros que lo abordaron (que resultaron ser los primeros de la fila, es decir, los que llevaban una hora y media esperando) debieron bajar indignados y le reclaman airadamente a personal de la empresa que ha llegado al lugar. El segundo bus ya está bastante lleno, por lo que sólo queda la alternativa de viajar parado.

Estas personas deciden no subir al segundo bus, no entienden ninguna explicación:

¿cómo es posible que después de 1 hora y media sin que pase ningún bus de la línea 411, lleguen 2 juntos?

Esto no es otra cosa que inoperancia en la gestión de flota, los tiempos de espera se maximizan cuando todos los buses circulan juntos, largos intervalos sin que pase nada para después arribar dos vehículos juntos o separados por un intervalo escaso. Dicho de otra forma, mientras más regular sea la frecuencia, menos espera la gente. En este caso, la frecuencia es no sólo irrisoria, quizás peor aún: irregular.

¿cómo es posible que uno de los vehículos no continúe haciendo servicio de pasajeros?

esto fue lo más irritante, tener que bajarse de un vehículo que se fue vacío.

¿cómo es posible que el segundo bus abriera sus puertas 30 metros antes del paradero, permitiendo así subir primero a las personas que estaban más atrás en la fila?

cuando las cosas están mal... pueden estar peor. Los primeros pasajeros de la fila no caben en su indignación

Se van los dos buses dejando un regadero de rabia e impotencia. Simplemente no lo pueden creer. Pasan tan sólo cinco minutos y aparece un tercer bus 411. Lo abordan vociferando. Deben viajar parados.

Antes de que se fueran me acerqué a ellos para decirles que escribiría denunciando lo que había pasado en una página web sobre temas de transporte, que existe un Comité de Usuarios de Transantiago, que se informen, que reclamen... sólo escuchaba:

- Joven, todos los días es lo mismo a esta hora, ya no doy más.
- A veces los choferes dicen que no pueden llevar pasajeros porque se acabó su turno
- Joven, diga que esto es un abuso, ¡una hora y media esperando! y quieren que me vaya parada hasta la plaza San Enrique.
- Joven, aquí no queda otra que meter bulla.
- Joven... joven... joven...

6 comentarios:

Ricardo dijo...

Alejandro, con este post te consagraste... puro reporteo en terreno de buena calidad. Siento que muchas veces nos quedamos en la teoría, hace falta un poco de realidad.

Respecto al contenido: nada que decir excepto que en verdad debe dar rabia... yo reaccionaría de una manera mucho más violenta.

Carlos dijo...

Excelente Posteo de una situación que se palpa día a día...para muestra otro botón de la irregularidad de las frecuencias. Estación Bilbao, esperando un bus para dirigirme a Apumanque...hay dos alternativas C01 (por Apoquindo) o C05 por Manquehue...al llegar la terminar hay dos buses C01 parados y una larga fila que espera la C05...por lo que, obvio, decido abordar la primera...al final pasaron dos C05 pegadas antes de que partiera la C01 que había abordado, como resultado: llegue tarde.
Es aquí donde se hace más patente la necesidad de la gestión de flota, y donde aparece el cuestionamiento al AFT que aun no es capaz de proveer el software que ayude a regularizar las frecuencias.

NatGeo dijo...

No sé por qué el problema de la gestión de flota no es más anunciado como EL gran problema (ya que ya se "solucionó" lo de las vías segregadas). Recuerden el problema cuando a la UOCT le robaron los semáforos, imaginen lo que sería el metro sin control de frecuencia, sería un caos, igual al actual tiempo irregular de espera de buses. Podrían publicar un post en ese sentido.

NatGeo dijo...

Me gustaría agregar, que lo de los tiempos de los buses, paraderos deficientes, vías segregadas, etc son problemas que siempre ha habido, pero lo de la frecuencia es nuevo y se produce porque al no haber competencia, no hay sapos controlando frecuencia. Esto debe ser fiscalizado y es de suma importancia.

Gracias por la página que está muy buena.

buy generic viagra dijo...

Todos circulan con al menos la mitad de los asientos vacíos. Pero desgraciadamente no puedes decir nada...

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site