domingo, mayo 13, 2007

El Metro de Santiago, la más fastuosa de las pirámides (Segunda parte y final: Estudio de los estudios)

Gran Esfinge de Giza (Foto: Wikipedia)

Línea 4, Metro de Santiago (foto: Plataforma Urbana)


Habiendo recordado en la Primera Parte un trozo de la historia que llevó a las extensiones de la red de metro de los últimos 6 años, llega el momento de ir un paso más atrás, de conocer la etapa que precede al anuncio de la creación o extensión de una línea de metro, esto es, las evaluaciones o estudios que se hicieron y se usan para justificar este tipo de decisiones. Cabe señalar que en este caso tal precedencia temporal no siempre se tiene, pues como veremos, con respecto a las extensiones de las líneas 2 y 5 anunciadas el año 2000, la evaluación social se realizó a posteriori, cuando el anuncio presidencial ya estaba hecho, contraviniendo el orden lógico de las cosas.


En Chile existe un organismo técnico que tiene por objetivo asesorar en las decisiones estratégicas en temas de transporte, es la Secretaría Interministerial de Planificación de Transporte o SECTRA, institución en la que se analizan las decisiones de inversión en el área del transporte y que generalmente encarga los estudios a consultoras u empresas externas. En la SECTRA existe una biblioteca abierta al público, donde se almacenan estudios de proyectos de transporte de diversa índole, como transporte urbano, interurbano, terrestre, marítimo, aéreo, de carga y de personas. Buceando en tal archivo es posible encontrar el estudio “Evaluación de las extensiones de las líneas 2 y 5 del Metro de Santiago” (SECTRA, 2000), que como indica su nombre analiza las extensiones a la red de metro anunciadas por el ex presidente Lagos el año 2000 (descritas en la Primera Parte). Se estudian la ingeniería básica y de detalle, las expropiaciones, las obras civiles, la vía, el material rodante y la tecnología de control para estimar el costo de las extensiones y realizar un análisis de rentabilidad social utilizando la metodología clásica (1). El resultado produjo un Valor Actual Neto Social (2) de UF 2.306.554 que al ser positivo, indica que el proyecto genera beneficios sociales. De esta manera, el informe concluye que desde un punto de vista social el proyecto se justifica.

No es necesario un análisis profundo para darse cuenta que tal proceder es cuestionable, por decir lo menos. En este caso, el estudio lo único que hace es ¨justificar¨, o mejor dicho, tratar de validar técnicamente una decisión política tomada con anterioridad. ¿Es ésta la forma correcta de proceder? Por supuesto que no, el orden natural es primero tener una estimación de los alcances que un proyecto de este tipo tendrá en la sociedad para luego tomar la decisión. Aún más, si se hubiese hecho el estudio primero y con su aval de rentabilidad social tomado la decisión de inversión, tampoco se justifica, pues en ningún momento se compararon alternativas, tanto de diversas tecnologías de transporte (tranvía, metro ligero, buses de alto estándar) como de sectores para la extensión de la red. Así, el hecho que un proyecto por sí solo sea rentable socialmente no justifica su ejecución. Puede haber otro proyecto alternativo que sea 10 veces más rentable, que no está siendo considerado. Esto es particularmente delicado si se considera el monto y el carácter de las inversiones. Entre los años 2000 y 2006 se invirtieron US$ 2.000 millones (más de 1.000 billones de pesos) para doblar la red de metro.


Un segundo documento disponible en la mencionada biblioteca, más profundo y comprensivo, tiene por título “Evaluación de alternativas de Planes de Metro, 2000-2006” (SECTRA, MIDEPLAN, METRO S.A., 2001). En éste se estudian 5 proyectos de extensión de la red de metro (Maipú, Recoleta, Puente Alto, Irarrázabal y Los Domínicos u Oriente), que a su vez generan 17 alternativas a partir de distintas combinaciones de los mismos. Estos proyectos están situados en ejes con una gran cantidad de usuarios de transporte público, sin embargo, a pesar de esto, la evaluación muestra que no todos justifican la implementación de una tecnología metro en el corto plazo. La evaluación indica que, de las 17 alternativas consideradas, sólo 3 son generan indicadores sociales positivos:

- Puente Alto
- Puente Alto y Oriente
- Oriente

La línea a Puente Alto es la que reporta mayores beneficios, seguida por la línea Oriente. Interesante, pues la primera ya se materializó mientras la segunda fue anunciada poco antes de finalizar el gobierno de Lagos. También se concluye que las líneas Recoleta y Maipú NO son socialmente rentables (en pocas palabras, la demanda proyectada no justifica el cerro de plata que cuesta construir y operar una línea de metro), y en este segundo grupo se repite la historia: La primera ya se encuentra operando mientras la segunda está en construcción (3).

¿Por qué no se consideró la posibilidad de hacer corredores de transporte público más baratos, como sistemas de buses de alto estándar, que proveen la misma calidad de servicio que el metro? ¿Por qué la decisión ciega de invertir en una tecnología de un altísimo costo, sin hacer estudios correspondientes, o aún cuando existen estudios que señalan que tal inversión no se justifica, es decir, es nociva para la sociedad?

Hasta hoy (o hasta ayer) el Metro de Santiago es uno de los tres sistemas de tren urbano alrededor del mundo que cubre costos operacionales (resultado que es aún más sorprendente si se considera que no obtiene las ganancias de los negocios inmobiliarios que sí tienen los otros dos metros autosustentados del globo: Singapur y Hong Kong), todos los demás requieren subsidios estatales para su funcionamiento. Si el metro ya no es capaz de cubrir sus costos de operación, no es por la culpa de Transantiago, ni de privados que ¨no dan el ancho¨, ni de ingenieros de transporte que creen que ¨con sus modelos matemáticos pueden predecir el comportamiento de las personas¨, es el resultado de malas decisiones políticas, de tratar de lucir un Mercedes Benz a cualquier costo, incluso si no vamos a ser capaces de mantenerlo.
---------------

(1) Se compara el costo de las situaciones sin y con proyecto. Si los recursos utilizados con proyecto (costos de operación de los sistemas de transporte, costo de inversión del proyecto, tiempo de las personas), son menores que en la situación sin proyecto, se concluye que la materialización de éste se justifica desde un punto de vista social.

(2) Estimación de los beneficios de un proyecto a lo largo de un horizonte de evaluación dado- 20 años por ejemplo- llevados a valor presente.

(3) El costo de las líneas a Maipú y Los Domínicos, anunciadas a fines del año 2005, es alrededor de US$800 millones. En momentos como éste cobra importancia recordar esta cifra, tomando en cuenta la polvareda que se ha levantado por la intención del ministro de transporte de transferir US$80 desde Metro a Transantiago, es decir un exorbitante... 10% de tal inversión. Una idea: ¿Por qué no suspender la construcción de tales líneas y destinar toda la plata que no se ha gastado a arreglar Transantiago? el hoyo de Transantiago es grande, pero con la plata que cuesta UNA línea de metro alcanza. Utilizando el refrán de moda entre los políticos, hay que ponerse colorado una vez y no amarillo mil veces. Espero que en sus ratos libres lea blogs, Su Excelencia.



17 comentarios:

Christian dijo...

Que pesada herencia dejo Lagos, pero si lo piensan un poco a todo el mundo le gusta el metro asi que al pueblo hay que darle lo que quiere ;)

Raúl Fernando Díaz dijo...

Hola primo, espero que estés bien en la tierra de los canguros y los tiburones blancos, acá todo normal.

Excepto por el desastre del transantiago.

Lamento discrepar contigo, pero no participo de tu punto vista referido a los culpables de todo esto.

Aunque duela a los ingenieros en transporte, hay que aprender a reconocer hidalgamente EL FRACASO ESTRUENDOSO DE 4 DOCTORES EN INGENIERIA DE TRANSPORTE A CARGO DEL PROYECTO TRANSANTIAGO.

Esto es asi, ya es un secreto a voces y lo mas probable es que los nombres se hagan públicos en los próximos dias.

Supongo que será un bochorno monumental para sus colegas ingenieros, es entendible que se pretenda deslindar responsabilidades , culpando a los politicos.

Pero lo que pasó en Santiago fué que 4 tipos , Ingenieros en Transporte con MIT, con una soberbia y arrogancia inéditas, destruyeron el transporte de Santiago, con la complicidad e inoperancia de las autoridades políticas.

Pero este desastre fenomenal - y que no sorprendería a nadie que se transforme en un estallido social de magnitudes jamás vistas en Chile - LO CRANEARON INGENIEROS DOCTORES EN TRANSPORTE...

A veces la verdad puede doler...pero es mejor ir por la vida con la franqueza por delante.

kurotashio dijo...

Sobre el comentario anterior, creo que muchas personas que nisiquiera somos ingenieros y menos aún, nos gustan las matemáticas, tenemos planteamientos e ideas mucho mejores que las proyectadas por los que "se supone" tienen la capacidad de desarrollar proyectos para mejorar la calidad de vida de una ciudad.

kurotashiO!

Christian dijo...

Yo no veo que sea mucho mejor gastarse la plata en una linea de metro que atiende con suerte a 30 mil pasajeros hora que en hacer los praderos, las vias exclusivas de un sistema que abarque toda la ciudad.

Christian dijo...

cuando el gps este funcionando
cuando las micros esten en la calle
cuando se tenga la información adecuada
cuando la gente y los conductores entiendan donde paran los buses
......
si después de esto las cosas siguen igual recien se puede hablar de fracaso

Lo demás es ser general despues de la guerra...

Raúl Fernando Díaz dijo...

Christian parece ser de los generales que "antes de la batalla" planearon este desastre monumental.

Sólo gente de una arrogancia sin límites puede siquiera plantear que esto no es un fracaso.

Lo bueno de todo esto es que dichos "generales" ahora iran derechito a la cárcel por responsabilidades civiles, penales y administrativas,por las muertes que habrán por el "diseño" de estos VERDADEROS MAESTROS JEDI DEL TRANSPORTE PÚBLICO.

Aparte de los millones perdidos en este bodrio.

Miles de ciudadano tratados como ganado todos los dias.

Me pregunto si habrá que esperar a que la ciudad arda por sus cuatro costados para que esta gente soberbia al fin reconozca su fracaso y asuma su responsabilidad.

Pedro dijo...

¿qué quiere decir: "Ingenieros en Transporte "con" MIT"?
Si bien es cierto que el Transantiago fue creado por ingenieros (¿es lo que vemos hoy lo que ellos crearon?), tb es cierto que otros Ingenieros de Transporte advirtieron sobre problemas de diseño Y malas decisiones políticas; y estas observaciones no fueron tomadas en cuenta. Yo creo que las responsabilidades son compartidas, pero no se puede negar que la decisión política (qué se hace y dónde se gasta la plata por ej.) influye en lo que lo técnico pueda hacer (diseño de recorridos, tarifas, flota, etc.). Estoy de acuerdo con Christian sobre que como está ahora la cosa no se puede evaluar a los ingenieros, pero creo que saldrían mal evaluados igual. Lo malo es que estos ingenieros aceptaron diseñar algo siendo que sabían (supongo) que dadas las condiciones políticas, era difícil que resultara algo bueno. Es objetivo declarado cargar el metro y en el diseño estaba claro el aumento de transbordos y disminución (al parecer) exagerada de la flota.

Carlos dijo...

Algo de consenso hay en la comunidad de gente relacionada con la mecánica automotriz, que el Mercedes Benz serie w124 (el 300E que se fabricó entre el 85 y el 95) fue una soberbia obra de ingeniería, que sentó las bases en cuanto a lo que debía tener un auto de pasajeros para los años siguientes, y que demostró una fiabilidad mecánica que hizo que el propio presidente de mercedes de la época reconociera que estaba excesivamente bien hecho (overengineered fue la palabra utilizada).

Si yo, como usuario, voy a la casa matriz de Mercedes Benz, compro uno de esos vehículos y acto seguido se lo entrego a mi hijo de 8 años que le echa parafina en vez de bencina, cree que no necesita el volante para manejar y más encima acelera más de lo que debe, probablemente va a chocar. ¿Es ese choque una muestra de que el auto estaba mal diseñado, y por ende una prueba de ineptitud de los ingenieros?

Saludos
Carlos

Raúl Fernando Díaz dijo...

Ingenieros con "MIT" : Ingenieros con postgrado en una determinada universidad de USA.

Ejemplo del Mercedes: ¡¡COMPADRE!! NO FUERON LOS POLÍTICOS LOS QUE DISEÑARON LAS MALLAS DE RECORRIDOS NI EL NÚMERO DE BUSES NI LOS GPS...adivina quienes fueron...

El ejemplo del Mercedes no es aplicable.

En todo caso todavía sigo esperando actitudes menos soberbias de parte del segmento Ingenieril al respecto...antes que quede la escoba EN SERIO, HOY BACHELET TUVO QUE SOLICITAR APOYO POLÍTICO ESPECIAL PARA INTENTAR SALVAR ESTA SITUACIÓN.

Esta situación que fué planificada por Ingenieros en transporte con "MIT" y que siguen diciendo a los cuatro vientos que "ellos no se equivocaron".

Parece que esperan el colapso definitivo de este sistema que en mi criterio -y en el de millones de chilenos - YA FALLECIÓ POR SU CULPA y que puede llevar al estallido social,muertes, final anticipado del gobierno, asunción gratuita de Piñera sin elección de por medio, una cosa poca, nada muy importante, todo esto GRACIAS A UNOS MUCHACHOS INGENIEROS EN TRANSPORTE ARROGANTES QUE TODO LO HICIERON PERFECTO.

Ricardo dijo...

Yo creo que son o ingenieros "del" MIT (o sea que estudiaron ahi) o por últimos ingenieros con un PHD del MIT, que me tinca más.

En todo caso me gustaría saber quienes son.... aunque estoy seguro que no tienen TODA la culpa.

Primero porque el plan no fue desarrollado solo por 4 personas.

2do porque la estimación del número de buses necesarios (que fue subestimado) fue realizada con el software ESTRAUS por una consultora (¿será Fernandez uno de los ingenieros "con" MIT?)

3ro porque el plan en su esencia no me parece malo. Fue su implementación lo mal llevado a cabo principalmente.... y eso es culpa de tecnicos y politicos.

Igual me quedo esperando los nombres de los ingenieros "con" (o del) MIT.... es muy feo tirar la piedra y esconder la mano.

Raúl Fernando Díaz dijo...

No es muy graciosa la ironía del "con o del" MIT, creo que ya la expliqué.

Pero acá no estamos para ironías, estamos para discutir temas de transporte...

Jamás había participado de esta noble tribuna antes, pero el desastre fenomenal que ocurre dia a dia en Santiago que lo he vivido en carne propia me ha llevado a esto.

Y me molesta esta actitud medio "...otros se equivocaron, yo no..." que permanentemente puebla este lugar.

Paso a responder:

1.el plan no fué "desarrollado" por 4 tipos...FUÉ DISEÑADO POR 4 INGENIEROS DOCTORADOS EN TRANSPORTE...su desarrollo posterior involucra a decenas de otros actores.

2.el número de buses - evidentemente subestimado - fué DETERMINADO POR INGENIEROS EN TRANSPORTE Y - ME CONSTA - APROBADO POR LA AUTORIDAD POLÍTICA PARA DARLES UNA "ZANAHORIA" a los empresarios de micros.

3.Ricardo insiste en que el sistema no es malo...Dios mio, parece que será necesario que Santiago arda por sus 4 esquinas para que la soberbia amaine...

4.Hoy se está evaluando a nivel de gobierno si vale la pena "filtrar" a la prensa los nombres de los 4 "fantásticos" , ya que podría devenir esto en un linchamiento público. Pero si el Metro tuviera un nuevo percance y la gente saliera en masa a la calle a protestar ESTA VEZ EN SERIO Y CON TUTTI, VAN A TIRAR LOS NOMBRES.

Ricardo dijo...

Estimado Raúl Fernando. No quise ser ironico... uno no sabe de antemano que entiende la otra persona...

Si bien es cierto que los ingenieros estamos un poco a la defensiva, la actitud nunca ha sido la de decir "la culpa la tienen otros"... la tónica de los artículos siempre ha ido orientada a destacar lo positivo y a criticar lo malo.

Insisto. Hacer una "cacería de brujas" con los ingenieros en transporte no va a solucionar el problema y sería muy injusta. Muchos ingenieros (y este blog en particular) hicieron criticas al transantiago y a la prioridad ($$$) que se daba a su correcta implementación incluso antes de que entrara en operación.

No se si lo que quieres es que todos los ingenieros en transporte nos tiremos al suelo a pedir disculpas por algo de lo que no somos responsables... pero asi suena.

Mejor sería identificar las responsabilidades (técnicas y políticas) y apuntar a solucionar el problema primero, para castigar a los responsables después.

Seguro que entre los responsables habrán algunos ingenieros en tpte, quizas algunos del MIT... pero seguro que también algunos ministros de hacienda (por ejemplo) que nunca quisieron soltar las lucas pa hacer las cosas como correspondía.

Raúl Fernando Díaz dijo...

Bueno, acaba de saberse que debido a la explosión social que ningún diseñador de transantiago previó, comenzaron los accidentes y las muertes.

http://www.cooperativa.cl/p4_noticias/site/artic/20070516/pags/20070516160722.html

Esto ya no tiene vuelta.

Sólo los arrogantes pueden negarlo.

Y se vienen mas muertes, nadie las quisiera, PERO SERÁ INEVITABLE.

Pero segun muchos acá, "...El diseño ingenieril está perfecto, es un mercedes benz puesto en manos de un niño de 8 años..."

Este asunto va a reventar en poco tiempo...y van a rodar muchas cabezas...

Alejandro dijo...

No soy un experto en políticas públicas, pero creo que la cosa se resume en que el político define el QUÉ SE HACE y el técnico el CÓMO SE HACE. En el caso del sistema de transporte de Santiago, el político quiso hacer metro y autopistas concesionadas (réditos electorales, espejismo de país desarrollado) y le dijo al técnico algo así como ¨no hay plata para infraestructura para buses porque preferimos hacer un par de líneas de metro y subsidiar la Costanera Norte, vamos a disminuir la flota de buses pero, para compensar, queremos traer buses bonitos y que contaminen menos¨. Con tamañas restricciones, el técnico diseñó un sistema de buses funcional al metro, es decir, con recorridos de buses que lo alimenten (si ya nos compramos el Mercedes Benz, usémoslo) y aquí es donde viene los errores de diseño. Es claro que se fueron al chancho con la reducción del tamaño de flota y los resultados están a la vista. No se consideró la incomodidad tanto de viajar hacinado como de realizar trasbordos (si se toman en cuenta ambas variables en el diseño de un sistema de transporte público, la comodidad a bordo de los vehículos y el desagrado que significa para los usuarios el tener que transbordar de un vehículo a otro para completar un viaje, las frecuencias de operación y el número de recorridos sería mucho mayor que los actuales). En este punto se torna difuso achacar responsabilidades a uno u otro o ambos. ¿El hecho que el sistema esté diseñado para que los vehículos, tanto metro como buses, circulen a capacidad en las horas punta e incluso fuera de punta en algunos casos, con 6 pasajeros por metro cuadrado, fue una decisión política o técnica? No lo sé, intuyo que la orden del mandante fue ¨queremos minimizar el número de buses que circula por la ciudad¨ y el técnico dijo ¨pues bien, si nos olvidamos del hacinamiento y los trasbordos, podemos sacar 3.000 buses de la calle¨. Si es así la culpa es compartida, del primero porque el objetivo no se condice con la realidad de una ciudad donde la mitad de los viajes se realiza en transporte público, y del segundo por complacer al mandante, aún cuando eventualmente piense que las cosas se deben hacer de otra forma. Sin embargo, creo que más determinante en el desastre actual es la pésima prioridad dada a las decisiones de inversión, algo que hemos repetido una y otra vez en este blog.

La intención del artículo no es decir que el técnico está libre de culpa, por supuesto es responsable también, pero en un nivel inferior al de las responsabilidades políticas. La decisión ESTRATÉGICA (el QUÉ) la tomó el político, y este artículo, junto a tantos otros publicados en esta tribuna, muestra que lo hizo con escaso soporte técnico, mientras la decisión TÁCTICA (el CÓMO) la sugiere el técnico, con pecados de obra o al menos de omisión como los descritos que son incuestionables. Pero ambos pecadores se mueven en esferas distintas, el segundo está subordinado al primero.

Anónimo dijo...

1)Ruego un poco de cordura, para no ensuciar el buen nivel que caracteriza este foro.

2)Me consta que la posición de la sociedad de ingeniería de transporte ha sido siempre crítica a transantiago, por todos los argumentos que hemos visto reflejados en este blog desde hace años.

3)ESTRAUS es un modelo, sólo eso. Este sólo simula que pasa, dada una malla y una demanda. Si los supuestos fallan (velocidad, congestión en paraderos, demanda) simplemente los resultados no sirven.

4)Siempre hay ingenieros que calculan lo que el cliente les pide, y lo hacen por su paga, independiente de que estén concientes de que lo que están haciendo no es lo que el bien común demanda, pues hay supuestos irreales.

5)Recuerdo lo que un Phd del MIT me dijo hace años: "Un proyecto sin presupuesto no tiene destino", con respecto al metro me dijo: "Si quieres hacer una flota de radiotaxis, te compras 10 Tercel, no 1 Mercedes". Esto fue mucho antes de la batalla, antes de que echaran a Correa.

6)Los que tenemos cierta formación científica sabemos que las cosas son ciertas por su valor, no por quién las dice o calcula.

7)Fueron los mismos DeCea y Fernandez, quienes recomendaron ampliar la flota pues los 4600 es una cifra irreal, también recomendaron no cargar a la tarifa las inversiones en infraestructura, pero por otro lado nunca han dejado de asesorar y por supuesto, cobrar.

Anónimo dijo...

Para relajarnos un poco, un poquito de humor:

En un pueblo se construía una carretera y uno de los lugareños se sentaba largas horas para ver como se realizaba la obra cuando…
-"Hola, soy George Frank Steven, el ingeniero que hizo los estudios y encargado de la obra y la maquinaria".
-"Hola, yo soy Federico Díaz; soy del pueblo vecino".
-"Veo que nunca habías visto como se hace una carretera moderna, dime, ¿cómo hacen las carreteras en tu pueblo?".
-"Bueno, en mi pueblo cuando queremos hacer una carretera de un pueblo a otro, soltamos un burro viejo y el animal escoge el camino más corto y más seguro y por ese camino hacemos la carretera".
-"¿Y qué pasa si no tienen un burro?"
-"¡Llamamos a un ingeniero!"

Ya no tenemos micros amarillas, así que sólo nos queda llamar un ingeniero!!

Saludos,
nespejo.

Anónimo dijo...

Estimados:

Es cierto que aunque no tengamos que ver con el diseño de transantiago, debemos responder por que hemos dejado que el sistema nos lleve a trabajar con una alicaida SECTRA una decadente UOCT y demases contrapartes de gobierno.

Necesitamos cambios desde el fondo y parches eficientes mientras.
Saludos