miércoles, julio 12, 2006

Malas noticias para Santiago (más autopistas)



Al leer este titular(1) lo primero que pensé fue “¡al fin la cordura llegó a las autoridades!”. Pero la felicidad fue efímera, en la bajada inmediatamente aparece la razón para calificar la implementación de la red de autopistas urbanas como un error: se debió hacer Américo Vespucio completa primero, o sea, para el ministro se trata de un problema de forma, no de fondo, y las autopistas siguen siendo la solución. Nada nuevo bajo el sol.

El diagnóstico del Bitrán es el siguiente: cuando entren en operación las obras concesionadas Radial Nororiente (que unirá la provincia de Chacabuco con Vitacura) y el eje El Salto-Kennedy (túnel San Cristóbal en construcción), miles de vehículos particulares ingresarán al sector oriente de la capital, cuya vialidad actual no está preparada para recibir estos nuevos visitantes y se saturará. Para evitar este problema, según él, se debió hacer primero la autopista Vespucio Oriente. Como ya no está hecha, hay que licitarla y construirla lo antes posible para mitigar el impacto de las obras antes mencionadas.

Esto no es más que un reconocimiento por parte de la autoridad de lo que los técnicos del área de transporte han venido diciendo hace tiempo y que ha sido materia de varios artículos en este blog: Las autopistas urbanas no solucionan el problema de congestión vehicular, todo lo contrario, lo agravan, principalmente por dos consecuencias no deseadas e inevitables que tiene su construcción y operación: Al aumentar la capacidad de un eje con mucho flujo (transformar avenida en autopista), se descongestiona tal eje pero los cuellos de botella no se esfuman, se trasladan a otro sector que no ha sido mejorado, es decir, se cambia de lugar el problema, algo que es evidente por ejemplo en la dicotomía Costanera Norte/vialidad local. El otro efecto es de mediano y largo plazo y se denomina tráfico inducido, descrito en el artículo "Menos autos= Más autos" (quizás el ministro se basó en él para hacer su profecía). Ya en 1992, Phil Goodwin señaló que “el tráfico tiene la habilidad de sobreponerse a cualquier aumento de capacidad vial” , o sea, el automóvil es insaciable, y su voracidad aumenta mientras más infraestructura para él se construya. El pronóstico del ministro sobre el efecto del radial Nororiente y del túnel San Cristóbal en la zona oriente es correcto pero previsible, incluso desde antes de la licitación de ambos proyectos. Supongo que los planificadores de estas ”soluciones” no se dieron cuenta que el remedio era peor que la enfermedad, porque si lo hicieron debieron llegar a la evidente conclusión que lo mejor es no hacer ni el radial, ni el túnel, ni Vespucio Oriente-Norte-Sur, ni ninguna autopista urbana, pues por este camino se entra en un espiral irreversible de incentivo al uso del automóvil, dependencia de éste y deterioro urbano. ¿Por qué no en lugar de seguir haciendo autopistas, hacemos buenos corredores segregados para el transporte público, ciclovías y paseos peatonales? Que respondan en el MOP, donde la pregunta no es ésta, sino ¿Cómo hacer mejores autopistas? El fondo no se discute, sólo la forma, por lo que da la impresión que la política de provisión de infraestructura para el transporte privado no está en tela de juicio y seguirá adelante... a no ser que los ciudadanos hagamos algo. ¿qué hacer? Agruparnos, organizarnos y protestar parece ser la única alternativa.

-------
(1) Noticia completa aquí

7 comentarios:

nascho dijo...

Encuentro excelente su página. Es difícil entender lo que plantean sin hacer un curso de ingeniería de transporte. Después de ese curso me cambió la perspectiva. Fui a la capital del abuso de las autopistas a nivel mundial, Los Angeles, California (EE.UU.). Invibible. Pasaba horas en tacos cada día a cualquier hora (4 am un miércoles, por ejemplo).
Ánimo, trataré de divulgar su página. En la página que estoy administrando puse un link de ustedes. www.furiosos.cl/lascondes
A ver si Las Condes tiene algo que decir en contra de las autopistas.

ARQUITECTO MOLINA dijo...

http://www.grijalvo.com/Tc_Plataforma/Peaje_en_la_sombra.htm

apusbass dijo...

Asertivo, como de costumbre... oiga, y a propósito de paseos peatonales y autos ¿qué tal la propuesta edilicia de eliminar el Paseo Ahumada?

Anónimo dijo...

Las autopistas son ilegales

Anónimo dijo...

¿Por qué se exige "que responda el MOP"? No es que seamos inconscientes de los efectos que generan las autopistas, pero el rol del MOP es proveer infraestructura (al ministro se le mide por algo así como kilómetros construidos de carreteras y no por la disminución de la congestión. Más crudamente, porque se gaste toda la plata que Hacienda estimó conveniente se dedicara a obras públicas). El MOP ha construido ciclovias (en muchos sectores rurales), paseos peatonales (en los bordes costeros, por ejemplo) y, en algunos casos, también corredores de transporte público (o partes de estos) porque HA RECIBIDO LA INSTRUCCION DE HACERLO.

En el MOP trabajan profesionales competentes y calificados, que entienden de ingeniería, de transporte y de otras muchas disciplinas. Estos profesionales con enorme esfuerzo realizan obras, superando todas las barreras burocráticas y administrativas del sector público, y cumpliendo con LO QUE DEMANDAN LAS AUTORIDADES.

Por si no ha quedado claro: las decisiones de inversión responden a instrucciones de autoridades democráticamente elegidas (y que a su vez reciben respaldo de cumplir con las expectativas de sus electores). En ese círculo vicioso, con estamentos de planificación muy débiles (e.g. MIDEPLAN, SECTRA, etc.) es difícil que se logre entender conceptos como el del circulo vicioso del deterioro del transporte público en el que estamos inmersos, porque la gente demanda automóviles (símbolo de progreso y estatus) y nada le agrada más que poder usar la "joyita", de preferencia en un pavimento en buen estado y sin detenerse (aunque todos sepamos que ese bienestar será efímero).

Sólo para cerrar, como es conocido el MOP no se ha caracterizado por recibir aplausos en el último tiempo (en el último lustro, quizá), pero las autopistas urbanas han sido de las pocas obras que han logrado aplausos ciudadanos (y por cierto, réditos electorales).

Un funcionario MOP

Alejandro dijo...

Gracias por tu comentario, funcionario MOP. Efectivamente, quienes tienen que responder son los que toman las decisiones de inversión, no me gustaría saber que el MOP sea sólo un constructor de infraestructura que hace todo lo que la autoridad de turno(que actúa con criterios electorales y no técnicos como muy bien dejas ver) le manda, quisiera pensar que también tienen autonomía y poder de proponer y/o rechazar, como pasó hace poco con el puente Chacao. En este caso siempre ha habido la instrucción de hacer el puente, pero el ministro lo desechó por motivos económicos y fue acogido por la presidenta, es decir, cuando falta plata el MOP puede descartar proyectos, pero cuando es por motivos técnicos, no, según se desprende de tu comentario (a pesar de que dices que ustedes saben que las autopistas urbanas no son la solución), lo que me parece aún más grave.

Respondiendo a tu penúltimo párrafo, es correcto que el crecimiento del parque automotriz es algo imposible de frenar, y eso nunca ha sido nuestra postura tampoco, no se puede impedir que alguien se compre un automóvil. Lo que sí depende de las políticas de transporte es es la tasa de este crecimiento y el uso que se da al auto, variables que se ven afectadas por la mayor/menor facilidad para desplazarse en automóvil.

Estás cordialmente invitado a escribir un artículo en nuestro blog dando tu visión, con tu nombre o manteniendo el anonimato si lo prefieres. En "Contacto" sale nuestro mail.

Saludos

Ricardo dijo...

Está claro que es injusto achacarle sólo al MOP, o a sus funcionarios, la culpa de que se priorice al tpte privado y se hagan más esfuerzos en hacer carreteras que en mejorar el tpte público...

Obviamente es un problema político, de deciciones estratégicas de largo plazo.

Lo que pasa es que el MOP es la cara visible... la queja en verdad es a como se distribuye el presupuesto, por lo que en verdad lo más correcto sería reclamarle al ministro de hacienda.